¿Trabajas sentado en una oficina? Entérate cómo evitar los dolores y espasmos

0
377

Dentro de los clientes que atiendo para el tratamiento de manejo de dolor, la inmensa mayoría labora en oficinas. De ellos gran cantidad trabaja sentados en el escritorio frente a una computadora. Otros se levantan del escritorio, vuelven y se sientan y así pasan horas.

El denominador común de los dolores: cuello, espalda alta y trapecios; espalda baja y uno que otro caso de túnel carpiano.

Cada persona debe ser conscientemente responsable de su salud. Eso incluye hacer lo posible por no pasar más de una hora sentado. A cada hora debe estirar las extremidades, girar el cuello, mantenerse hidratado tomando agua y hacer todo lo que esté en sus manos para que su cuerpo permanezca en óptimas condiciones. Recuerda que cuando duele el cuello o la espalda es porque probablemente llevas mucho tiempo en una misma posición y esa es la manera en que el cuerpo atrae tu atención para que hagas algo por él.

Además de las responsabilidades del empleado, el empleador debe proveer las condiciones de trabajo necesarias para que sus empleados puedan realizar sus labores de manera que su salud no se afecte.

He tenido la oportunidad de visitar varias oficinas y me he percatado que las personas que trabajan en un escritorio no tienen las condiciones necesarias para poder laborar sin que su salud se afecte.

Algunos de las deficiencias en las oficinas consisten en:

  1. Mesas tradicionales en vez de escritorios: una mesa de banquete o mesa regular no tiene la altura ni la comodidad necesaria para que una persona labore en ella. Son demasiado altas o demasiado bajas para escribir, ya sea a mano y mucho menos en una computadora. Si no utilizan mueble para teclado, la posición de los codos debe ser 90 grados, ambos brazos deben estar alineados con el torso y los hombros no deben estar contraídos.
  2. Los monitores no están a la altura de la vista: he visto cómo monitores están colocados sobre libros, guías telefónicas y cajas para poder lograr la altura necesaria para que quien trabaje pueda tener la vista y el cuello en un nivel neutro.
  3. Ausencia de mueble para el teclado: Usualmente esta falla ocurre cuando utilizan mesas tradicionales para escribir. La altura del teclado debe ser un poco menor de 90 grados para que los hombros no queden restringidos y las manos no queden por encima de los codos.
  4. Teléfonos sin manos libres: el multitasking nos ha llevado a realizar varias tareas simultáneamente y al estar concentrados en ellas no nos percatamos lo mucho que sufre el cuerpo.  Así que mientras hablan por teléfono usan la computadora o el celular, pillando el auricular con el hombro. El resultado: restricción en el músculo trapecio, espasmo, dolor de cuello y de espalda.
  5. Sillas tradicionales en lugar de ergonómicas: si una persona labora 8 horas en una oficina, gran parte del tiempo está sentada. La silla debe tener un cojín para que los glúteos y espalda baja reciban el peso del cuerpo de manera equitativa. La espalda baja debe estar recta pero no rígida. Las rodillas deben estar en un ángulo de 90 grados. Además debe tener un descansabrazos para que los codos puedan reposar sobre un soporte.

Responsabilidad del empleador

Si bien no está regulado por ley que el empleador provea un espacio seguro de trabajo, si quiere mantener la salud física de su empleado en buenas condiciones debe evaluar si las condiciones laborales en cuanto a los instrumentos que necesitan para ejecutar la labor son óptimas. De esta manera puede disminuir el ausentismo debido a problemas musculares y lesiones por movimiento repetitivo en sus empleados. Si un patrono cuida la salud de su empleado podrán laborar con mayor eficiencia y los días por enfermedad solicitados serían mínimos.

Si las condiciones de trabajo están afectando tu salud, habla con tu empleador y comunícale tu situación, además, tu médico puede enviar recomendaciones para que puedas tener el equipo necesario para laborar en un ambiente seguro libre de lesiones.

Responsabilidad del empleado

Si como empleado, padeces una condición de salud que necesite atención especial, debes informarlo al departamento de Recursos Humanos de tu empresa, o a tu jefe. Ellos deben estar al tanto de las necesidades que tienes para poder realizar un trabajo que alcance las expectativas de la empresa. Cuando informes tu necesidad, procura llevar evidencia médica que sustente la petición que deseas hacer si fuese el caso.

Como empleado, es tu responsabilidad estar atento al número de horas en que estás sentado o de pie. Estirarte y tomar descansos breves te ayudan a poder dar lo mejor de ti en tu trabajo. De igual forma, debes tomar alimentos en el periodo asignado y siempre tener contigo agua y meriendas en caso de que por alguna razón tu periodo de tomar alimentos se atrase.

El cuidar la salud es tarea de todos los días, es lo que ayudará a que el cuerpo y la mente respondan adecuadamente y poder dar lo mejor de ti. Cuando estás bien puedes cuidar de los tuyos, hacer lo que te apasiona y disfrutar de la vida.

26165289_1557284464358384_6528796272224968913_nLa autora es terapeuta del masaje, especializada en manejo del dolor, instructora de baile, periodista, amante de la naturaleza, la lectura y la música. De trabajar en una sala de redacción 12 horas al día, cambió su estilo de vida radicalmente mejorando su nutrición, practicando yoga, meditación, dedicando tiempo para cuidar su mente, cuerpo, espíritu y ha decidido compartir lo aprendido en este proceso con otros y conozcan que tener un mejor estilo de vida es posible. Está disponible a través del correo electrónico yami@benestarepr.com y puedes visitar su plataforma digital en http://yamiotero.com/

Deja tu comentario