Suculentas: querrás tenerlas en tu casa

0
338

Probablemente las has visto en más de un lugar. Son pequeñas y existen en variedades de colores, formas y texturas, tanto así que quizás has detectado más de un tipo sin imaginar que todas ellas forman parte de la misma familia. Su nombre es peculiar y cada vez están más de moda para adornar espacios reducidos, veredas o usadas en macetas sobre una mesa o tope. Son las suculentas.

Estas pequeñas plantas son carnosas, con hojas gruesas y un gran volumen de agua en su interior. Esto le permite almacenar el vital líquido por periodos largos. Esto responde a que el ambiente natural de las suculentas son espacios con poco humedad, como desiertos y entornos áridos. Las principales familias de esta planta son las aizoáceas, cactáceas, crasuláceas y las euforbiáceas, distribuidas en lugares específicos por todo el mundo.

Tanta es la popularidad que van ganando estas plantas que ya existe un portal digital especializado en el tema. Se explica en suculentas.com que el mantenimiento de las suculentas es muy sencillo, lo que representa otra buena razón para traerlas a casa.

La falta de agua no les afecta. Por el contrario, un ambiente muy húmedo puede provocarle problemas de hongos que terminan con la vida de la planta. Para que vayas a la segura, si notas que sus hojas se arrugan y comienzan a adelgazar quiere decir que es momento de regarlas. Una vez reciben agua, se recuperan muy pronto. Lo recomendable es echarles agua, en poca cantidad, una vez por semana.

Otro factor a considerar es la exposición a la luz solar. Hay suculentas que deben permanecer bajo sombra, pero la gran mayoría necesita recibir luz natural al menos cuatro horas al día, en especial bajo condiciones de invierno. Si colocas tus suculentas en una habitación u oficina tendrás que sacarlas a tomar un baño de sol varias horas al día.

background-close-up-color-796620

Las suculentas se pueden sembrar en casi cualquier lugar. Crecen muy bien entre piedras, en veredas y, para un efecto más vistoso, puedes crear un jardín colgante con muchas variedades. Coloca las que cuelgan en los bordes y rellena el centro con las que tienen menos apertura.

Como dato curioso, los cactus forman parte de la familia de plantas suculentas, pero la gran diferencia entre ambas son las hojas espinosas.

 

Deja tu comentario