¡Shhhhhh! No imaginas cuánto ayuda a tu cerebro el silencio

0
345

Escuchas a diario música, gente conversando, bocinas de autos, timbres del teléfono, voces en la radio y la televisión. No hay más opciones, pues en este plano terrenal no existe como tal el silencio absoluto. Y nuestro cerebro está programado para reaccionar a estos estímulos y convertirlos en alertas. No obstante, vale la pena tratar de acercarse lo más posible al momento en que no se perciban ruidos. Tu cerebro lo necesita y, mientras más te acerques a eso, mayores son los beneficios que le regalas a tu mente y tu cuerpo.

¿Qué estás escuchando ahora mismo? Trata de lograr una desconexión total. Si lo logras, los periodos de silencio pueden contribuir significativamente a aliviar la tensión, y esto se debe a que el sonido se transporta como señales que llegan hasta el cerebro, que a su vez genera secreciones de cortisol, una hormona que según estudios, estaría asociada al estrés. Así lo reporta la página web especializada Bles mundo.

Mientras te mantengas en constante contacto con el ruido, experimentarás un incremento de la presión sanguínea, aumentando así las posibilidades de sufrir un infarto, y no solo eso, sino que también puede desprogramar los patrones del sueño.

¿Sabías que la exposición a cantidad de sonidos puede representar una carga excesiva para la corteza prefrontal del cerebro? Y precisamente esa zona es la que se encarga de la toma de decisiones y la resolución de problemas. Esto implica que una persona vulnerable al ruido puede sentirse mentalmente fatigada y presentar dificultad para concentrarse y generar ideas frescas.

Por otro lado, el silencio es importante para la regeneración neuronal. Estudios han logrado demostrar que aprovechar algunas horas de silencio puede ser altamente beneficioso para la condición neuronal.

De acuerdo con la revista Viviendo Sanos, un estudio realizado en 2013 demostró que pasar unas horas en silencio, diariamente, hace que las células se regeneren en el hipocampo. Esto confirma que el silencio ayuda a la salud de nuestro cerebro.

Igual que ocurre con la presión arterial, también ocurre con la presión sanguínea. Cuando hablamos, nuestra presión sanguínea aumenta, lo que tampoco es demasiado beneficioso para nuestra salud. Para bajar esta presión, podemos hacer ejercicios de relajación, pero también podemos tomarnos unos segundos en silencio al día y conseguiremos que esta presión sanguínea disminuya.

No olvides que nuestro cerebro se regenera cuando está descansado y no está siendo estimulado por nada. Tomarnos unos minutos al día para estar en silencio, ayuda a nuestro cerebro a recuperar esa energía que ha perdido durante el día y todos los estímulos que ha recibido. Convéncete y dale un descanso a tu mente.

 

Deja tu comentario