Sergio André, un curioso viajero de 9 años, te cuenta lo mejor de un verano en Nueva York

0
1639

“Quería ver Nueva York, cómo eran los edificios, la ciudad, los puentes… Y fue mucho más de lo que imaginé”

Con estas palabras Sergio André Álvarez Marrero resume la experiencia que vivió entre el pasado 29 de julio y 3 de agosto, cuando visitó por primera vez esa ciudad que, según dicen, nunca duerme.

Resulta que a menudo, en programas de televisión y películas, el niño boricua veía lugares o circunstancias que hacían referencia a Nueva York. Y ya era mucha la curiosidad. Entonces, a eso se suma el hecho de que su madre, Rosalina Marrero, tiene como meta personal regalarle a su único hijo la oportunidad de viajar a descubrir la mayor cantidad posible de destinos. El resultado de esta combinación de factores viene a llamarse entonces: Un verano en Nueva York.

20180731_163206A Sergio André le viene más disposición para dibujar que para escribir. Téngase en cuenta que su madre es periodista, mientras que su padre, ambos abuelos paternos y una tía han cultivado con éxito las artes plásticas, el dibujo, la ilustración y el diseño gráfico. No obstante, el jovencito aceptó la invitación de Vibra San Antonio para convertirse en reportero invitado de nuestra sección de Viajes.

¿Cuáles lugares te impresionaron más? el Empire State Building, One World y Statue of Liberty (Estatua de la Libertad).

Respecto al Empire State Building: “Está brutal, al mirar para abajo daba la impresión de que te vas a caer, y se puede ver toda la ciudad desde allá arriba”.

Respecto al One World Building: “Fue mi edificio favorito porque está todo hecho en cristales”.

Apreciar este edificio, ubicado donde antes estuvieron las Torres Gemelas, provocó una conversación entre madre e hijo para reflexionar sobre lo ocurrido aquel triste 11 de septiembre de 2001. A través de algunos videos que han quedado perpetuados en la web, Sergio André observó parte de lo sucedido. Su conclusión: difícil de creer cómo hubo “gente tan mala” y cuán difícil es de creer que algunas personas “decidieron tirarse” de lo alto de los edificios en el intento por salvar sus vidas.

Untitled design

Las mejores tiendas que descubrió: Line Friends (peluches exclusivos de NY); las de M&M, Lego y de Nintendo.

Respecto al Brooklyn Bridge: “Me gustó cruzarlo y había mucha gente caminando y corriendo bicicletas”.

Sobre Central Park Zoo: “Pude ver muchos animales que nunca había visto” (leopardo de nieve, pingüinos, focas, Titi Monkeys)

Sobre el Museo Moma y la obra The Starry Night, de Vincent Van Gogh: “Es mi favorita, me gusta mucho cómo la pintó”.

Espectáculo Blue Man Group: “Awesome! Me gustó mucho la música, los trucos que hacían y las expressions“.

Lo mejor de la comida: los bacon cheeseburgers y las batidas de chocolate de Shake Shack

20180730_112230Ciertamente, Sergio André atesora entre sus recuerdos aquel momento en que observó la ciudad desde el piso 86 del Empire State Building, lo impresionante de la arquitectura entre tantos y tantos rascacielos, el espectáculo de luces que se observa durante un recorrido nocturno por la zona comercial de Times Square y la dinámica cotidiana de transportarse en los trenes, donde apenas caben los pasajeros en las horas pico del día, pero que representa la forma más conveniente de moverse a través de la ciudad.

Le faltó tiempo para visitar algún teatro del distrito artístico de Broadway, recorrer el Barrio Chino y tomarse una foto frente a la fachada del Yankee Stadium. Pero así es Nueva York, siempre regala motivos para regresar.

“¿Volverías a Nueva York?”, preguntamos.”Oh, yeah, porque quiero ver nieve”.

No obstante, supimos que los próximos destinos que madre e hijo tienen en agenda son Washington (DC) y Las Vegas. Así que, Nueva York tendrá que esperar antes de tener a Sergio André de nuevo por sus calles.

 

Deja tu comentario