Nos vino muy bien la celebración de la “SanSe” San Antonio 2019

0
375

Menos las calles adoquinadas, el evento de la “SanSe” San Antonio 2019 contó con todos los elementos representativos de lo que es la tradición nacida en el Viejo San Juan de Puerto Rico. Las horas que pasamos este pasado sábado en La Villita Historic Village nos acercaron a muchos elementos culturales que los boricuas aquí extrañamos. Al menos ese fue mi caso, y como estoy seguro de que no debo ser el único boricua que piensa igual que yo, me tomo la atribución de hablar en plural y concluir que dicho festejo nos vino muy bien.

Si de comida se trata, fue encantadora la experiencia de moverte por los predios del lugar con la posibilidad de saborear arroz con gandules, tostones, carne frita y rellenos de papa, entre otros. En mi caso, tan pronto llegué, me topé con una vitrina llena de alcapurrias. Y para mi sorpresa, rellenas de pernil. De golpe, y lo digo sin reparo, ¡me comí tres!

Si de música se trata, fue amena la oportunidad de escuchar durante varias horas seguidas la bomba y la plena, el repique de los panderos, y una gran dosis de ritmos salseros. Los vejigantes y demás personajes, con sus movimientos y vestuarios coloridos, alegraron el ambiente en muchos sentidos.

Nos vino muy bien ver las tantas expresiones de cariño que el público tuvo para con Ariel Rivera Vázquez, el “Gran Mariscal” del festejo, como también escuchar el gran aplauso de los presentes en memoria de la fallecida periodista boricua Keylla Hernández, a cuya memoria se le dedicó la actividad. Y se disfrutó en cantidad con la espontaneidad y las ocurrencias de Alex Díaz, quien supo combinar sus talentos como animador y comediante haciendo evidente ese humor, a veces irónico, que caracteriza a tantos boricuas.

Nos vino muy bien ver que tantas familias boricuas llevaran a sus niños, pues con el solo hecho de tenerlos allí los expusieron a la experiencia de que, desde temprana edad, vieran una muestra de rasgos culturales que nos distinguen. Nos vino muy bien poder gritar al unísono las famosas frases “voy subiendo, voy bajando…” y el “soy boricua pa’ que tú lo sepas”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos vino muy bien ver cómo muchos artesanos boricuas radicados ahora en esta parte de la geografía siguen creando y promoviendo sus trabajos. Ese es el caso, solo por mencionar algunos, del matrimonio compuesto por Nelly Ortiz y Luis Grullón, quienes ahora tienen el proyecto My Secret Recipe y su inventario de bizcochos, en especial los de guayaba, no dieron a basto. Es también el caso de Saúl Torres, un ponceño radicado en Houston que prepara unos pinchos espectaculares con la promesa de que en cada uno hay una libra de carne. Fui a visitar su punto de venta tres horas después de iniciado el evento y para entonces, me dijo, ya había preparado 480 pinchos.  ¡Imagine usted!

Nos vino muy bien saber que allí se dieron cita hermanos de muchos otros países en un mismo ánimo, demostrando que las fronteras existen solo en los mapas y no en las oportunidades de intercambiar experiencias.

Nos vino muy bien ver el talento del Ballet Folclórico Güaili de Borikén y saber que su propuesta es el resultado de la iniciativa de varias boricuas esposas de militares, radicadas en Texas. En su grupo hay niños, jóvenes y adultos, todos unidos bajo la consigna de promover nuestro folclor.

Nos viene muy bien, además, tener en San Antonio un matrimonio como el de Los Sánchez, que asumen el reto, junto a su equipo de trabajo, de organizar un evento masivo como este pensando solo en el disfrute de la comunidad boricua.

Ciertamente los predios del lugar se hicieron pequeños para la gran cantidad de asistentes. Entonces, nos vino bien que Carmen Eneida Sánchez, la productora, se disculpara en tarima por las posibles incomodidades que esto provocó y que hiciera el compromiso de buscar un sitio más amplio para el año próximo.

De ser así, quedarían resueltas situaciones como las de las largas filas para usar los servicios sanitarios, pues esta vez los espacios eran limitados. En un lugar más grande podrá haber más accesos de entrada y menos personas en fila esperando su turno afuera, y se podrán acomodar más estaciones de comida para reducir también la espera por ser atendido cuando se tiene hambre.

Los Sánchez son conscientes de todo esto y no debe haber duda de que cumplirán su promesa en la “SanSe” 2020. Ante ese panorama, me atrevo a pronosticar que la fiesta del año que viene nos vendrá aun mucho mejor. ¡Que viva la tradición!

Fotos por Rob Martinez

401242_10151302118155338_1296015905_nJosé R. Pagán Sánchez es el director editorial y editor de Vibra San Antonio. Es un comunicador puertorriqueño con 20 años de experiencia en medios impresos y digitales. Ha trabajado como reportero y editor en su isla natal, en Nueva York, y ahora en San Antonio, su nueva casa. Está disponible a través del correo electrónico jose@vibrasanantonio.com

Deja tu comentario