Muy dañino para tus hijos si eres un padre sobreprotector

0
670

¿Tiene tu niño dificultad para comportarse bien en clase? ¿Le cuesta trabajo hacer amigos? ¿No logra un buen rendimiento escolar? Si la contestación es afirmativa en alguna de estas preguntas, definitivamente hay que trabajar con los patrones de crianza que recibe el pequeño. Sin embargo, cabe la posibilidad de que también tengas que modificar tú la forma en que lo tratas. Analiza si no puedes quitarle un ojo de encima, si lo limitas en su toma de decisiones, si lo crees incapaz de valerse por sí mismo.

El comportamiento sobreprotector puede ser muy dañino para tus hijos, según explica un estudio elaborado por la Universidad de Minnesota y publicado en Developmental Psychology.

“Los padres sobreprotectores y ultra controladores pueden tener un efecto muy negativo que afecte al desarrollo del niño para manejar de forma correcta sus emociones y comportamientos”, explican los autores.

Esta investigación demuestra que los pequeños que tienen padres helicóptero son menos capaces de lidiar con los desafíos que conlleva su crecimiento.

¿Qué es ser un padre o madre helicóptero?

Para los autores, un padre helicóptero es aquel que está controlando continuamente a su hijo, le dice cómo y a qué debe jugar, cómo recoger y cómo actuar, entre otros mandatos.

“Ante este comportamiento, y según nuestros resultados, los niños reaccionan de distinta manera. Algunos se vuelven desafiantes hacia sus progenitores, otros simplemente apáticos o se muestran muy frustrados”, explican.

Si los padres son sobreprotectores, los niños no sabrán manejar sus emociones. Esta es la premisa. ¿Y qué consecuencias tiene esto? Suelen ser niños que no controlan sus cambios de humor, sus emociones, sus sentimientos y son más débiles a la hora de enfrentar los retos en cada etapa de la vida.

Para estos investigadores, los padres deben:

  • Reconocer las capacidades que tienen sus hijos para lidiar con distintas situaciones y ser sensibles a sus necesidades.
  • Guiar al pequeño, pero sin interferir o solucionar el problema. Lo adecuado es que el niño consiga el objetivo que se le plantea, de modo que lo pueda hacer solo. Esto lo llevará a tener mejores relaciones sociales y éxito académico.
  • Ayudar a sus hijos para que aprendan a controlar sus emociones explicándoles qué comportamientos pueden resultar de sentir ciertas emociones, así como las consecuencias que pueden tener diferentes respuestas.
  • Sugerir a sus hijos que la respiración profunda, escuchar música, colorear o retirarse a un lugar tranquilo son algunas estrategias para enfrentar positivamente los momentos complicados.

“Nuestros hallazgos subrayan la importancia de educar a los padres, a menudo bien intencionados, sobre el apoyo a la autonomía de sus hijos ante desafíos emocionales”, prosiguen. “También pueden ser un buen ejemplo para sus hijos. Por ejemplo, pueden usar estrategias de afrontamiento positivas, a la hora de lidiar con sus propias emociones y comportamientos cuando están molestos o enojados”, concluyen.

Acerca del estudio

Para llegar a estos resultados, los investigadores analizaron a 422 niños y niñas de distinta raza y de distintos niveles económicos durante ocho años y los estudiaron en tres ocasiones: con dos, con cinco y con 10 años. Los datos surgieron de la evaluación de las interacciones entre padres e hijos, informes de sus profesores y de su propia experiencia a los 10 años.

Investigaciones anteriores ya habían incidido en las consecuencias negativas de la sobreprotección en los niños. Uno elaborado en 2016, concluía que “los niños con padres intrusos y controladores, aquellos que presionan demasiado a los pequeños para obtener buenas calificaciones, pueden ser más propensos a volverse altamente autocríticos, ansiosos y deprimidos”. Y otra de 2017 incidía también en que la paternidad helicóptero era más frecuente con las niñas, “y que este comportamiento podría ser perjudicial para su capacidad de desarrollar mecanismos de afrontamiento efectivos para resolver conflictos y tratar con estresores de la vida cotidiana”.

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario