Fredericksburg: recorrido con un pie en Texas y otro en Alemania

0
1205

Aún quedan algunos días de vacaciones para aquellos que son estudiantes y el verano sigue invitándonos a cambiar de rutina. Les propongo un viaje rápido desde San Antonio, un day trip en el que en poco más de una hora experimentarán un cambio de atmósfera al punto de sentirnos cerca de la vieja Alemania en pleno corazón del Hill Country. Conozcan Fredericksburg, un destino de fin de semana muy popular entre los san antonianos hace tiempo, que siempre es bueno visitar cuando paseamos por la región del Hill Country.

Fredericksburg es uno de esos pueblitos que fundaron los asentadores alemanes que llegaron a Tejas en el siglo 19 como Bulverde y New Braunfels también. Esta población influyó en la cultura de la zona de distintas maneras.

En 2016 The Daily Texan reseñó el trabajo que los documentalistas Chase Honaker y Ashley James hacían para crear un documental sobre el dialecto alemán de Tejas con el fin de que sirva de evidencia para futuras generaciones. “Siempre supe que existía esta población alemana en Tejas, pero no me había dado cuenta que había una lengua y cultura que estaba aún más encubierta”, afirmaba entonces Honaker, reflejando la sorpresa que muchos sienten al conocer este aspecto de la cultura del Hill Country. Aunque desafortunadamente el alemán tejano va en declive, se sigue hablando en el pueblo por más de 1,000 personas de entre unos 11,000 habitantes.

main street
En Main Street siempre se ve gente caminando de un lado para otro, locales y turistas.

Llegamos a Fredericksburg dándonos cuenta de que la arquitectura de las casas, el idioma escrito en muchos letreros y la gastronomía que promocionan tantos establecimientos es diferente. Aunque el pueblo es pequeño, un buen punto para estacionar el auto y hacer un recorrido a pie es el Markplatz o plaza de mercado en el centro del pueblo. Además del mercado, donde puedes conseguir comestibles, artesanías o souvenirs, hay un museo de historia aquí y se puede ir andando hasta Main Street.

En el Main Street de Fredericksburg siempre se ve gente caminando de un lado para otro, locales y turistas. En esta calle no hay que perderse la oportunidad de degustar comida alemana y para eso, bien cerca de Markplatz, está la Old German Bakery and Restaurant.

old german bakery
Puedes probar dulces de la mundialmente reconocida pastelería alemana.

¡Excelente comida y servicio! Para probar un plato 100% alemán hay que pedir salchichas con papas, servido con una salsa de mostaza por el lado. También pueden probar alguno de los dulces de la mundialmente reconocida pastelería alemana. Yo no pude resistirme a los strudels, un dulce horneado y relleno de manzana que es muy popular.

Java Ranch Coffee Bar, al cruzar la calle, llama la atención por el aroma a café que despide el local. Aprovechen para un descanso del calor (sirven variedad de cafés fríos) o para acompañar el postre. Además, el local tiene un bonito mural alusivo a la vida de los pioneros que llegaron a establecerse en lo que es el pueblo.

Caminando hacia cualquier dirección de Main Street hay boutiques, tiendas de souvenirs, restaurantes, museos, cafés, todo muy interesante. Otro detalle curioso es el estilo de las casas e iglesias de los alrededores que están de fotografía de postal.

A unas pocas cuadras al este de Markplatz, en la calle Austin, está el Museo de la Guerra del Pacífico, sin duda, parada obligatoria para los amantes de la historia. Toma una tarde entera o pueden adquirir un pase de varios días por $15. Aquí aprendemos en detalle sobre los conflictos bélicos a mediados del siglo 20 entre los Estados Unidos y Japón y como la sociedad de entonces salió adelante durante y después de esta guerra.

Fredericksburg, a pesar de ser pequeño, tiene mucho para ver. vineyard1Pueden hacer un tour por los viñedos cercanos con degustación incluida, es posible hacer hiking cerca del pueblo para admirar el paisaje del Enchanted Rock, otro de los puntos más visitados y si deciden alargar la estadía, existe una gran oferta de hoteles.

Fredericksburg les hará sentir que están en un lugar mucho más lejano que esa hora y pico en carretera recorrida desde San Antonio. Puede que incluso lleguen a pensar que están visitando el pueblito alemán más tejano o quizás, el pueblo tejano más alemán. En fin, vayan y véanlo ustedes.

20180717_135709_HDREl autor se ha desempeñado como educador en diferentes áreas en las que ha ejercido como líder, tanto en el ámbito  escolar como en el sector del voluntariado y obra social. Graduado de Administración de Empresas y con experiencia en la industria de la hospitalidad y turismo. Radica desde 2017 en San Antonio, donde siempre que puede da rienda suelta a su afición por interactuar con diferentes culturas y lugares.

Deja tu comentario