Comprobado: Si tu casa está ordenada te sentirás más feliz y de mejor humor

0
706

Imagina la escena. Esta tarde regresarás a casa y no verás ropa acumulada sobre la cama. Tampoco hay un desorden de libros y papeles sobre la mesita de noche. Los juguetes de los niños permanecen guardados en sus respectivos canastos. Y los cojines que adornan el sofá lucen de maravilla porque no hay nada tirado sobre el mueble. ¿Cómo te sentirías al ver todo esto?

La firma IKERFEL realizó un estudio de actitudes entre la población española y concluyó que, en opinión del 80% de los encuestados, tener una casa ordenada les permite estar de mejor humor, incluso sienten que les impulsa a tener una vida más estable. Además, el 93% de los participantes afirmó que tener todo en su sitio y reducir a cero el desorden les permite ahorrar tiempo. Y esta realidad no tiene porqué limitarse a España. En este lado del mundo a nosotros nos puede suceder igual.

Los beneficios de tener una casa cuidada, ordenada, pulcra y en armonía no solo redunda en beneficios para quienes la habitan, pues el efecto positivo se extiende también hacia quienes la visitan.

De regreso a los resultados del estudio, publicados por en la página web del periódico El País, un 83% de los participantes aseguró que una casa organizada estimula su creatividad, mientras que un 76% enfatizó en que una casa bien decorada te hace la vida más fácil y llevadera.

bedroom-1078890_1920
Viste las camas todos los días. Eso crea una sensación de orden y estética visual.

Si quieres lograr estos resultados en tu hogar y no sabes cómo ni por dónde empezar, te resumimos varios consejos que presenta la coach existencial Inma Torres en su plataforma digital Vida en positivo.

Para tener en cuenta:

Guarda tus cosas en cuanto llegues a casa. No las dejes acumulada a la entrada de la casa. Mantén las superficies planas libres de objetos (mesas, escritorios, encimeras…).

Ten un lugar para cada cosa y pon todo en su lugar inmediatamente.

Viste las camas todos los días.

Recoge antes de ir a dormir y antes de salir de casa.

Reserva 15 minutos todos los días para mantener el orden. No dejes que se acumulen los regueros.

Acomoda la ropa de inmediato en el clóset o en el canasto de ropa sucia, según sea el caso.

Saca la basura tan pronto se acumule lo suficiente.

Mantén los fregaderos limpios y brillantes (lavar los platos inmediatamente, dejar el fregadero limpio después).

Recoge la mesa y lava los platos justo después de comer.

Elimina todos los objetos decorativos que puedas.

Para que no acumules en exceso utiliza la regla de “uno entra, dos salen”: por cada objeto que entra en casa, deshazte de dos.

Reduce tu espacio de almacenamiento: así acumularás menos.

Entusiasma a mantener la casa ordenada y limpia a tus hijos y a quienes convivan bajo tu mismo techo.

Mete en una caja todos aquellos objetos que tienes duda de qué hacer con ellos. Sella esta caja y guárdala durante un año. Si durante ese año no has tenido que abrir la caja, tirala sin abrirla. Seguramente no recordarás lo que hay en ella.

 

Deja tu comentario