Carteras con un significado grande, creadas por una chica pequeña

0
2887

Paulina Beatriz tiene una conección muy especial entre la creatividad y lo que lleva a cabo con sus manos. A los seis años de edad tomaba ya clases de costura. Poco después comenzó a diseñar y a vender carteras entre sus amigas y conocidos. Y llegó el momento en que la pequeña le propuso a su madre iniciar una empresa a través de la plataforma digital. Así, con este prometedor panorama, en 2015 se estrenó oficialmente el proyecto conocido como Beamina.

Cuando Paulina Beatriz nació su hermano mayor, Pablo, tenía sólo dos años de edad. Lo más cercano al nombre de la recién nacida que el varoncito podía pronunciar para entonces era “Amina”. Entonces, si se suma ese apodo a las primeras dos letras de Beatriz, nombre de la madre, se entiende muy fácil el origen del nombre escogido para este proyecto: Beamina.

image_6483441
Beatriz, Pablo y Paulina sienten un gran compromiso con esta empresa de carteras.

Se trata de una empresa familiar que diseña y distribuye carteras, en parte movida por el deseo de apoyar obras sociales. La disposición para salir a vender y el talento de costurera le viene a la familia en la sangre.

“Mi familia vino de Cuba hasta Puerto Rico en un momento en que no tenían muchos recursos económicos. Mi papá vendía dulces en la calle para demostrarnos que se podía salir adelante. Por otro lado, mi abuela era muy buena en la costura y nos confeccionaba toda la ropa que usabamos”, relató Beatriz Martínez, matriarca de la familia.

El momento decisivo en esta historia ocurrió cuando Paulina -ahora con 10 años- le decía a su mamá que quería tener una tienda. “Algún día, cuando crezcas…”, le decía Beatriz. Tan motivada estaba la niña que llegó el día en que cuestionó a Beatriz. “Mami, ¿por qué otros pueden y nosotros no? Hagamos una tienda online”, sentenció la chica muy convencida.

Sin tiempo que perder, haciendo mucho caso al sentido de perfeccionismo que aplican a todo lo que llevan a cabo, la familia inició un proceso de asesoramiento e investigación. ¿El resultado? A través de la plataforma www.beamina.com está disponible una colección de 10 modelos de carteras, en su mayoría disponibles cada una en dos tamaños. De esta forma grandes y chicas pueden obtener su bolso ideal.

Estas carteras se confeccionan en Colombia y se distribuyen desde Puerto Rico a cualquier parte del mapa. Están hechas en cuero y su interior está forrado por un material muy parecido a la seda. Sus correas son ajustables y están disponibles en colores como rojo, rosado, hueso, negro y marrón. Si te fijas bien, verás en cada diseño un logo formado por dos estrellas, una más grande que otra, como parte del significado de corte inspiracional que tiene este proyecto familiar. Los precios de las carteras comienzan en $129.00 y un porcentaje de todas las ventas beneficia a la Fundación Ricky Martin, en su esfuerzo para educar sobre cómo es posible erradicar la trata humana.

A estas alturas del proyecto, siendo ya una realidad, Beatriz aseguró que la pequeña Paulina se ve feliz y recibe todo lo que le está pasando como una bendición. ¿Y qué piensa Pablo -ahora con 12 años, de todo esto?”, preguntamos. “Cuando vimos publicada en la prensa local la primera noticia sobre Beamina le leí el escrito. Pablo se llevó las manos a la cabeza y dijo: ‘mami, lo logramos’”, concluyó Beatriz.

Por José R. Pagán

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja tu comentario