Cada vez más cerca de Texas A&M University las bicicletas compartidas

0
429

Como ocurre cada año con el cambio de estaciones, el otoño llenará los predios de Texas A&M University de hojas que han perdido su color verde. Pero eso es de esperarse. Lo que podría provocar la sorpresa de muchos es que con la llegada de dicha temporada se espera que el recinto universitario esté repleto de bicicletas.

Si todo sigue como va encaminado, cerca del mes de septiembre esta comunidad estudiantil contará con un programa de bicicletas compartidas, como parte de un proyecto que busca facilitar la movilidad y acceso al campus de los tantos jóvenes que allí estudian. Este hecho marcaría un precedente, pues aunque otras universidades lo tienen en consideración no han logrado definir la logística adecuada para que el programa de transporte sea exitoso.

En el caso de Texas A&M University, el desarrollo de la propuesta ha sido encargado a Cristian Sandoval, quien conoce de primera mano la experiencia de lo que conlleva ser ciclista y, además, está muy documentado sobre asuntos relacionados como fundador y director ejecutivo de Earn a Bike. Esta entidad, con base en San Antonio, ayuda a los niños y jóvenes a entender el valor de un estilo de vida saludable, incluidas las bicicletas como ejercicio.

¿De qué se trata esto? Un sistema de bicicletas compartidas pone a disposición de un grupo de usuarios una serie de bicicletas para que sean usadas temporalmente como medio de transporte. Es decir, tomas una bicicleta, la usas, y la devuelves en un punto diferente para que otra persona la encuentre disponible.

Con este sistema como punto de partida, Sandoval llevó a cabo recientemente una presentación para resumir a los estudiantes, profesores y personal facultativo en qué etapa se encuentra la iniciativa. Vibra San Antonio estuvo allí y pudo presenciar las reacciones de los asistentes, quienes están muy motivados con la idea, pero todavía tienen algunas inquietudes sobre cómo se implantará.

 

_DSC1244
Cristian Sandoval, fundador y director ejecutivo de “Earn a Bike”, se encarga de desarrollar la logística del programa.

 

Al finalizar la presentación, en un aparte con Sandoval, trascendió que pronto habrá más reuniones para seguir atando los cabos que son necesarios entrelazar. “Estoy muy contento con la cantidad de participantes. Todo es un proceso. Se comienza con una idea, la planteas, y ahora hay que afinarla”, expresó el empresario.

Sandoval agregó que inicialmente pensaba en un sistema de transporte que conecte a los estudiantes con los diferentes espacios de estacionamientos que tiene el recinto. Para su sorpresa, los estudiantes manifestaron interés en usar las bicicletas para visitar lugares en los alrededores, como un centro comercial.

“Un solo modelo no va a satisfacer todo. Creo que será una combinación de modelos los que permitan lograr los objetivos deseados”, enfatizó Sandoval, quien considera la sugerencia dada por los estudiantes para que exista en la universidad un taller donde se le puedan hacer arreglos a las bicicletas cuando necesiten mantenimiento. ¿Tendrá el uso de las bicicletas algún costo para los estudiantes?, preguntamos. “No se descarta. Pero de ser así se garantiza que sea accesible para todos”, enfatizó.

Esta idea de compartir bicicletas no es nueva. Se remonta al 1964 cuando en Amsterdam, capital holandesa, se distribuyeron bicicletas blancas por toda la ciudad para que el público las usara libre de costo. Más reciente, en 2011, la ciudad de San Antonio fue pionera con este servicio para uso de los turistas.

“Sí, es una opción”

Rachel Todd, quien estudia en Texas A&M University para convertirse en educadora, expresó a Vibra San Antonio, luego de la presentación, que llegó allí esa mañana sin haber escuchado nada sobre este proyecto. Ahora que está más informada, reconoce que muchos estudiantes carecen del dinero suficiente para comprar el permiso de acceso al estacionamiento. Por eso asegura que todo esto puede ser beneficioso. “Además, a muchos estudiantes les gusta correr bicicleta para mantenerse en forma”, agregó la universitaria.

Un vistazo en números

43.7 %  Estudiantes que estudian de día o de noche

13.7%   Estudiantes que solo estudian de noche

42.5%   Estudiantes que solo estudian de día

37.8%   Estudiantes que llegan al campus entre 7:30 y 9:30 a.m.

78%      Estudiantes que cuentan con permiso de acceso para el estacionamiento

0.39%   Estudiantes que usan bicicletas actualmente para llegar a la universidad

10.5%   Estudiantes insatisfechos con la forma en que se obtiene el acceso al estacionamiento

29.7%   Nivel de insatisfacción con la disponibilidad de espacios en el estacionamiento

Datos extraídos de una encuesta realizada por Texas A&M University

 

Deja tu comentario