Aventuras veraniegas en el Texas que no conoces

0
1091

No sé si les pasa igual, pero cuando llega el verano comienzo a planear en mi cabeza todos los lugares a los que quiero lanzarme a la aventura. Luego, saco el tiempo, hago mi mochila y en compañía de amigos o familiares me subo al auto.

Hay destinos en Texas de sobra y para quienes llamamos a San Antonio nuestro hogar tengo buenas noticias: a unas cuantas horas en carretera hay una diversidad de destinos inimaginables. Desde cañones espectaculares y senderismo en el desierto, pasando por pueblos fantasmas, hasta ese deseado chapuzón en el mar. Créanme, en Texas no hay justificación para el aburrimiento este verano.

Les invito a comenzar mirando al oeste. Si viaja este verano hacia la ciudad de El Paso y tiene varios días para descansar, entonces les sugiero una visita al Parque Nacional Big Bend. Mi aplicación de GPS me indica que el viaje dura 6 horas y 19 minutos desde mi ubicación en San Antonio hasta el centro de visitantes Panther Junction en el corazón del parque.

Es sorprendente saber que este parque es pasado por alto por miles de viajeros en su paso por la zona. Visitado anualmente por unas 300,000 personas, no es mucho en comparación con los 4.8 millones que anualmente van al Parque Nacional del Gran Cañón, según los sitios web de cada uno de estos parques. Esto puede atribuirse a lo remoto que está Big Bend, pero para nada es un indicio de que no valga la pena llegar hasta allí.  

Según una publicación de Roadtrippers, que se dedica a reseñar destinos de viajes en carretera, este parque es uno de los mejores puntos en Norteamérica para la observación de estrellas y otros astros.  Esto es debido a la casi inexistente contaminación lumínica de la región.

Si esto les gusta, les digo además que el parque cuenta con varias áreas de acampar.  Porque, ¿Qué mejor que dormir bajo las estrellas en el lugar donde mejor se pueden observar? Entre las áreas de acampar se encuentran: Chisos Basin Campground, Cottonwood Campground y Rio Grande Village, donde también hay un área designada para RV. Llame para reservar su espacio, por solo $14 por noche esta experiencia está al alcance de todos.

En el Parque Nacional Big Bend también es posible conseguir alojamientos más convencionales para quienes el tema de acampar no les resulta tan atractivo. A las afueras del parque hay hoteles de cadenas reconocidas como otra opción de alojamiento en la zona. Para conocer más detalles y hacer reservas en las áreas de acampar o alojamiento dentro del Big Bend pueden entrar al sitio www.nps.gov/bibe

santaelena_jjurado_1Otra de las increíbles actividades que podrán hacer allí es un paseo en kayak por el Cañón de Santa Elena. Esta atracción está atravesada por el Río Grande en un punto muy cercano a la frontera de Estados Unidos y México. Es uno de los parajes más escénicos del Big Bend y para llegar ahí hay que seguir hasta el final la ruta Ross Maxwell Scenic Drive. Tengan la cámara en mano o su teléfono celular cargado para unas fotos de envidia. El sitio web para planear viajes Tripadvisor otorga al Cañón de Santa Elena el máximo de cinco puntos basado en las reseñas de los propios visitantes. Una clara señal de que es una atracción que no hay que perderse.

Es necesario advertir, como muchos saben, que el calor puede ser extremo en esta región desértica. La ropa debe ser cómoda. Cubran su cabeza con un gorro o sombrero, utilicen protector solar e hidrátese bien. Así, garantizamos un buen rato de diversión y no un percance de salud. Otra cosita muy importante; las salidas para hacer hiking o senderismo deben ser ya sea muy temprano en la mañana o un par de horas antes de la puesta del sol, para evitar la exposición directa al mismo y el calor intenso.

Una vez hayan tomado las debidas precauciones, las opciones para ir hiking están a corta distancia de la orilla del Río Grande y sus cañones. Las áreas de Chisos Mountains y Rio Grande Village ofrecen rutas para explorar igualmente.

Una de las cosas más divertidas en un viaje en carretera son esas paradas que hacemos en el camino donde descubrimos lugares inesperadamente curiosos.

foodSi salen del parque en dirección a El Paso, antes de incorporarse a la carretera interestatal 10, tomando un pequeño desvío llegarán al pueblo de Marfa. Más o menos localizado a dos horas del Big Bend, es hogar de artistas y bohemios. Roadtrippers recomienda comer en Food Shark, una serie de camiones convertidos en restaurantes donde se come muy sano, además. Otra de las paradas sugeridas se trata de la pradamarfa+8x12pequeña tienda Prada levantada en medio de la nada en el desierto, literalmente, y que es parada fotográfica obligada ahí.

Sin duda, otro buen punto de interés antes o después de salir del Big Bend es el pueblo de Terlingua. Aquí se sentirán en medio de un pueblo fantasma frecuentado por vaqueros y donde el tiempo se detuvo. Hay restaurantes, hospederías y pueden montar a caballo en un tour escénico. Si tienen la oportunidad de visitar el pueblo en el mes de noviembre pueden participar del famoso Chili Cook-off que se realiza cada año. Así pueden disfrutar de uno de los platos más populares entre los tejanos.  

El oeste de Texas ofrece paisajes solitarios y bellos de desierto y montañas. No verán ciudades grandes en un trayecto de varias horas hasta llegar a El Paso. Solamente la sensación de libertad al conducir por estos paisajes ya merece la pena. Aquí se encontrarán con el Texas que mostraban tantas películas del género western y que está tan conectado con la cultura del suroeste americano y el cercano México.

Si llegan hasta El Paso, punto más occidental dentro de Texas, sepan que estarán más cerca de la costa pacífica de California que de la ciudad de Houston. Curioso, ¿no?

El Parque Nacional Big Bend es un destino en sí mismo. Aun si no transitan por la zona, llegar hasta allí sólo por el parque es motivo suficiente.

Si después de visitar este parque le entran ganas de ir al mar entonces volvamos a San Antonio. Reajusten la dirección en sus dispositivos GPS. El rumbo a seguir: Port Aransas.

Desde San Antonio, conduciendo hacia el sureste, son solo 2 horas y 40 minutos. Ubicada en la isla de Mustang, a las afueras de Corpus Christi, forma parte de lo que llaman algunos “la riviera tejana”.

“Tienes que ir a Port Aransas. Tienen la mejor playa en Texas”- me decía una compañera de trabajo cuando le preguntaba dónde ir a disfrutar del mar siendo un recién llegado al estado de la estrella solitaria.

Tengo que sincerarme con los lectores. Como oriundo de una isla del Caribe, echo de menos el mar en San Antonio a veces, así que fue una gran alegría conocer Port Aransas. Como menciona el diario regional local Caller Times, en su artículo publicado el pasado 1 de mayo, es un “tiempo de cambios” para Port Aransas y sus alrededores.

Sus habitantes han conseguido avanzar en el proceso de recuperación y reconstrucción luego de ser azotados por el huracán Harvey el año pasado. Aunque, como informa Caller Times, existen preocupaciones sobre cuál modelo de desarrollo turístico adoptar post-Harvey, los habitantes del pueblo se han levantado y sin duda ya están listos para recibir visitantes deseosos de arena y sol. Una visita a esta región puede ser una forma de contribuir a su recuperación económica. Otro motivo más por el cual visitar Port Aransas.

Además de tirarse uno en la arena o bañarse en las aguas del golfo, este pueblo costero ofrece otros atractivos. Uno de ellos es el Centro de Observación de Aves Leonabelle Turnbull. Aquí es posible recorrer en un paseo tablado un área donde podemos ver decenas de especies de aves migratorias que suelen parar en este punto de Texas en sus viajes. Es una de las atracciones más visitadas en Port Aransas, especialmente por los amantes de la naturaleza.

Otro de los favoritos entre los que visitan el pueblo, según lo reseña el sitio web Tripadvisor, es tomar el famoso ferry de Port Aransas. El ferry es una manera de explorar el área desde o hacia Aransas Pass, que queda fuera de la isla de Mustang, en tierra firme. El trayecto es de apenas unos minutos, pero es un medio de transporte muy útil en la zona. Es recomendable tomar el ferry temprano en la mañana si desean evitar las colas largas. Si van pendientes al agua durante el viaje, dicen que es posible ver delfines jugando cerca del ferry.

Port Aransas, al igual que localidades vecinas de la costa en la isla de Mustang, la isla del Padre y Corpus Christi, se caracterizan por la atmósfera relajada que asociamos con la vida marinera. Es una buena oportunidad para practicar o, aprender incluso, algún deporte acuático o tal vez tomar clases de navegación en alguna de las escuelas dedicadas a esto allí y desconectarnos de la pesadez de la rutina.

Si el ambiente de playa y de pueblo pequeño les resulta limitante, ¡no hay problema! La ciudad de Corpus Christi se encuentra a sólo minutos en auto y con la conveniencia de tener las amenidades de una gran ciudad; eventos culturales, excelentes restaurantes, centros comerciales, hospederías de lujo y puntos de interés histórico.

El verano es sinónimo de romper la rutina. Es esa época del año en la que sale a flote el espíritu aventurero de muchos. En verano queremos descansar un poco y disfrutar al aire libre del buen tiempo. Como ven, desde San Antonio y sin necesidad de incurrir en grandes gastos hay distintas opciones para los amantes de la aventura. Solo hace falta preparar el equipaje, subir al auto y emprender el viaje. ¿Se animan? ¡Bon Voyage!

20180717_135709_HDREl autor se ha desempeñado como educador en diferentes áreas en las que ha ejercido como líder, tanto en el ámbito  escolar como en el sector del voluntariado y obra social. Graduado de Administración de Empresas y con experiencia en la industria de la hospitalidad y turismo. Radica desde 2017 en San Antonio, donde siempre que puede da rienda suelta a su afición por interactuar con diferentes culturas y lugares.

 

Deja tu comentario